Archivo de la etiqueta: Mientras nieva sobre los cedros

Mientras nieva sobre los cedros – David Guterson

De vez en cuando uno da con libros que en un principio no le llaman la atención, con las expectativas por los suelos, pero que por algún inexplicable motivo comienza a leer, pescando una lectura amena y agradable en el tormentoso océano de la distribución literaria. Este es el caso de Mientras nieva sobre los cedros.

Mientras nieva sobre los cedros
Fuente: Wikipedia

Recordaba la película basada en el libro protagonizada por Ethan Hawke que aunque me gustó, tampoco me pareció una historia excesivamente atractiva, por lo menos para la pantalla, lo que no ayudaba para animarme a leer la novela, a pesar de que en general los libros son muchos mejores que sus adaptaciones cinematográficas. Y éste cumple dicha premisa. Sin juzgar la película como mala, me quedo con el libro.

Escrito por David Guterson, su argumento se centra en una pequeña isla del Pacífico donde un pescador es encontrado muerto atrapado entre las redes de su barco. Al instante dictaminan que se trata de un asesinato y todas las pruebas apuntan a un sospechoso de origen japonés con el que tenía una disputa vecinal. Con fuerte presencia de inmigrantes japoneses en la isla y las heridas sin cicatrizar de Pearl Harbor, la desconfianza entre las comunidades es palpable. El peso de la narración recae sobre el director del periódico local y protagonista, Ishmael Chambers,  que desde su perspectiva, nos va contando los pormenores de la investigación. Para enredar un poco más, descubrimos que fue un antiguo amor adolescente de la esposa del acusado, y herido todavía por haber sido rechazado, a nuestro protagonista le surgen diferentes dudas y sentimientos encontrados a lo largo de la investigación.  A la vez que  van saliendo a la luz los diferentes sucesos, también nos va mostrando los rencores ocultos que suelen caracterizar a una comunidad tan pequeña limitada por el mar. Y hasta aquí puedo escribir.

Visto así, parece una novela policiaca con todos sus ingredientes: la opresión propia de la isla, la aparición del macabro cadáver en la neblina del mar que convulsiona la tranquilidad del pequeño pueblo, el odio racial como probable motivo del crimen, el atormentado amor no correspondido… Sin embargo no lo es, puesto que el asesinato no deja de ser una excusa para describir las animadversiones producidas por la guerra y el racismo que la gente de la isla tiene sobre su comunidad japonesa.

Va desgranando las relaciones entre los habitantes de una pequeña isla, donde los recuerdos son difíciles de olvidar, con el oficio de pescador de fondo y a través de la mirada del director de un mediocre periódico local, que no ha podido olvidar su amor de juventud que va rememorando según discurre la historia.

El libro fue premiado en 1995 con el PEN/Faulkner al autor estadounidense con la mejor obra de ficción del año.

Escrito con un lenguaje sencillo y efectivo, en ocasiones puede resultar algo lento debido a su estilo descriptivo. Si bien uno puede intuir cuál será el final de la historia, en el transcurso de la aparición de pruebas, acusaciones y viejos resentimientos, se nos muestra las dudas morales del protagonista que despechado, se plantea la conveniencia o no de hacer pública la verdad, aportando suspense hasta el último momento.

Es original en su planteamiento de los odios racistas entre dos comunidades dispares y en un contexto nada habitual. Si buscas una historia que se salga de lo normal, ésta puede ser una buena opción. Atentos también con los nombres japoneses, aunque su número no es excesivo y son cortos, si uno no está acostumbrado te puedes perder en el transcurso de la lectura (o por lo menos me ha pasado a mí).

Merienda para la lectura: bocadillo de sardinas de lata.

¿Has tenido ocasión de leer Mientras nieva sobre los cedros? ¿Te ha gustado tanto como a mí?

Anuncios