Archivo de la etiqueta: José Javier Abasolo

Características y ejemplo de Novela Negra

Si yo fuera escritor de novela negra, teniendo el privilegio de ser bilbaíno para más reseña (no todo el mundo tiene esa suerte), y con la emotiva despedida que dimos hace un par de días a nuestro emblemático campo de fútbol, la Catedral; ese San Mamés que todos llevaremos en nuestro corazón, viendo toda la parafernalia de luz, color y música con que nos despedimos de tan buenos tiempos futbolísticos, no pude dejar de pensar que ahí teníamos argumento de sobra para una novela negra.

A ver si hay suerte y alguno de la lista de escritores vascos que nos propone José Javier Abasolo se anima y le sirve de inspiración el siguiente argumento, que se me ha ocurrido a mí solito (yo no escribo las trescientas páginas porque soy un cobarde).

Lo primero que necesitamos es el protagonista de nuestra historia, que como en toda novela negra, tiene un turbio pasado, en algún momento ha cruzado la delgada línea que separa el bien y el mal.

Perfectamente podría tratarse de un ex jugador del Athletic Club de Bilbao prematuramente retirado por una fatal lesión que no logra superar ni física ni psicológicamente. Dicha lesión le obliga a dejar la práctica profesional del fútbol acabando con sus huesos en tabernas poco recomendables, siempre acompañado de una copa de licor que le lleva a rozar el alcoholismo, y le permite conocer a personajes variopintos de los bajos fondos de la ciudad. Compadeciéndose de su mala suerte, entra en una vorágine destructiva que hace que todo su entorno le de la espalda: amigos, novia…, y finalmente lo pierde todo. Con el tiempo, más centrado y después de haber conocido las entrañas de la ciudad, intenta retomar el rumbo de su vida, con más fuerza que nunca, pero en su espíritu ha quedado cierto poso de amargura y sarcasmo (por ejemplo).

Necesitamos un crimen

Durante la construcción del nuevo campo de San Mamés, uno de los jefes de obra sufre un fatal accidente que le cuesta la vida. Nadie ha visto nada, no hay testigos, tan sólo el cuerpo inerte que misteriosamente ha caído al vacío (o algo así).

Ahora viene la trama

En un principio, las autoridades (el alcalde de la ciudad, el diputado general, el portavoz de la Ertzaintza…) y representantes del club (el presidente y algún portavoz dan la cara en una rueda de prensa cariacontecidos) aseguran que se trata de un accidente, intentando tapar todas las incoherencias del suceso, pues en unos días está previsto que empiecen los actos de homenaje del centenario del antiguo San Mamés, para comenzar con su demolición al día siguiente. En su lugar, edificarán varias viviendas en el centro de la villa, a precio de oro que algún espabilado aprovechará para enriquecerse. Pero no todo cuadra en esta versión de los hechos, y existen preguntas sin respuesta. Y es que ¿cómo es posible que se cayese cuando llevaba puesto el arnés? ¿Acaso alguien cortó la cuerda de seguridad? ¿Quién? ¿Por qué? ¿Es posible que tuviese peligrosos enemigos un humilde trabajador? (preguntas que se dejan en el aire para que el lector se enganche a la historia, un poco previsible pero es lo que hay).

La mujer fatal

No hay nada mejor que un antiguo amor no correspondido, así que se me ocurre que gracias a las casualidades de la vida, la hermana del fallecido, por supuesto guapísima e inteligentísima, resulta ser la antigua novia de nuestro ex futbolista, y no satisfecha con las explicaciones de las autoridades competentes, recurre a nuestro protagonista confiando en que todavía mantenga contactos en el club que le ayuden a esclarecer el oscuro crimen. Por supuesto, al principio al ex futbolista no le hace ninguna gracia, pero todavía brilla una débil llama de cariño entre ambos que le obliga a aceptar el encargo. Todo esto convenientemente aderezado con su correspondiente tensión sexual no resuelta (o resuelta, a elección de cada cual).

No hay crimen sin móvil

El fallecido, que a estas alturas de la historia ya debería de ser el asesinado, descubrió por casualidad a un directivo del club amañando uno de los partidos, maletín en mano. La mala suerte de haberse encontrado en el sitio inadecuado en el momento inoportuno dicta su sentencia de muerte. Existen muchos intereses de por medio y no pueden correr el riesgo de que todo salga a la luz.

Nos falta el malo malísimo y algún esbirro

Es decir, el que ordena el asesinato y su ejecutor. En este caso, y dado el poder de corrupción que hay en el país, pienso que lo adecuado es juntar a un político que quiere salvaguardar la imagen del club como símbolo de la ciudad, al promotor inmobiliario que ve peligrar sus intereses y por supuesto al directivo que amaña el partido. Juntos, deciden contratar a un malo con muy malas pintas, con alguna cicatriz en el rostro, picado de viruela, tuerto o cojo (o todo junto). Además este individuo odia el fútbol, a veces, incluso lee un libro (o sea, un crápula como Dios manda).

Crítica social intrínsecamente unida a la novela negra

Hombre, con el anterior párrafo os podéis imaginar por dónde iría el tema… El recurso es fácil, que si tenemos dinero para los clubes de fútbol pero no para sanidad o educación, que si nos manifestamos y la liamos parda si nuestro equipo baja a segunda pero no somos capaces de manifestarnos para defender nuestros puestos de trabajo… Esta parte os la dejo fácil.

El escenario de la acción

Lo lógico es que discurriese en el barrio bilbaíno de Indautxu, en los alrededores de San Mamés, que está lleno de tabernas con solera y gente cuya vida da de por sí para varias novelas.

Diálogos irónicos e impactantes

Nuestro protagonista está un poco pasado de vueltas, y su verborrea irónica y sarcástica tiene que llenar los diálogos, opinando de todo un poco: política, la crisis y por supuesto su tema preferido tiene que ser el fútbol y sus chascarrillos. En mi opinión ésta es la parte difícil, porque se corre el riesgo de pasarse uno con las insinuaciones, y si queda demasiado artificial, la novela pierde fuerza.

Investigación detectivesca

Claro, estamos hablando de un ex futbolista, que no sabe nada de investigación ni de detectives y nunca se ha dado una vuelta por La tienda del espía, sin aparente método, pero es un tipo con recursos y contactos en ambos mundos, en el de la gente teóricamente respetable (que por supuesto acaban siendo los peores) por su paso por el fútbol profesional y en el de los bajos fondos por su oscuro pasado alcohólico rozando la ilegalidad. Así que una cosa va llevando a otra, y a la vez que él va descubriendo pistas, deduciendo situaciones o descartando sospechosos, va mostrando al lector poco a poco todo el razonamiento, llegando por fin al desenlace final. Para que esta parte salga digna, habría que conseguir cierta complicidad con el lector.

Y más o menos eso sería todo. Hombre, si tenéis suerte, le dais a la tecla trescientas páginas con esta historia y conseguís que alguien os lo publique, estaría bien leer mi nombre en un apartado de agradecimientos.

Para finalizar, si alguno piensa que se me ha ido la pinza… que no digo yo que no, quisiera recordaros que hace un par de días han detenido en Bilbao al primer y único maestro shaolin occidental, que supuestamente debido a un tumor cerebral se ha convertido en un asesino en serie. Si vais con este argumento debajo del brazo a una editorial, os echan por fantasmas.

Nota: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Merienda para la escritura: como no podía ser de otra manera, bocadillo de tortilla de patata envuelto en papel de aluminio, que tantas tardes-noches de gloria nos ha llenado el buche en el descanso de los partidos.

¿Creéis que me falta algo? ¿Añadiríais algún ingrediente más a la historia?

Anuncios

Resumen VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

O por lo menos intento de resumen, porque seguro que me dejo algo del VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao que se celebró ayer dentro de los actos de la Feria del Libro de Bilbao 2013.

Empecé mal porque llegué tarde (sólo 5 minutos), cosas del transporte público, lo que provocó que siguiese la charla de pie puesto que todos los asientos estaban ocupados. Aforo completo a pesar del mal tiempo y varias personas al fondo ubicándonos como podíamos, escuchando a estos cinco fenómenos de la literatura negra. Buena señal de que había interés en lo que nos tenían que contar.

Por un lado estaba Félix Linares de moderador (os recomiendo su programa de radio sobre literatura Pompas de Papel), acompañado de los escritores Jon Arretxe, Félix G. Modroño, el escritor francés Bernard Minier, José Javier Abasolo y Alexis Ravelo (de izquierda a derecha en la fotografía, que no es de gran calidad pero uno tiene los medios que tiene).

VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

Tuvimos la mala suerte de que coincidiera la hora de la charla, situada en la carpa central de la Feria del libro de Bilbao, con el concierto que la banda municipal (o quien fuese) daba a la misma hora a unos metros de distancia, así que a pesar de que hablaban al micrófono, en ocasiones no pude entender todo lo que decían.

Al principio hicieron un breve resumen de los orígenes de la novela negra. Como en parte debe su nombre a la colección Série Noire de la editorial francesa Gallimard, cobraron especial relevancia las opiniones de Bernard Minier desgranando la historia reciente de la novela negra en Francia.

Como una cosa lleva a la otra, enseguida surgió la relación del periodismo con la novela negra. Afirmaron con alguna discrepancia, que la novela negra en el estado tuvo su auge entre los años 70 y mediados de los 80, con nombres como Juan Madrid o Manuel Vázquez Montalbán. Después, hasta principios de nuestro siglo, este nicho literario lo copó el periodismo con las propias noticias reales que superaban a la ficción. Por fin, en los últimos diez o quince años, están surgiendo escritores como ellos que están aportando cierta calidad y dignidad al género. Como reflexión final a esta cuestión, dedujeron que no es que la novela negra esté de moda, sino que se trata de un género en sí mismo que poco a poco se está consolidando.

Además, la localización de los escenarios ha ido cambiando con el tiempo. Al principio las historias se enmarcaban sobre todo en Barcelona y alguna que otra en Madrid. Ahora no, como ejemplo ellos mismos, un canario, un francés y tres vizcaínos (parece un chiste) que localizan sus insólitas aventuras en Bilbao, Sevilla o Las Palmas, aportando ese “provincianismo” a la novela negra.

VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

Aprovecharon para decir que ellos se dedican a escribir novela negra como excusa para hablar de los temas sociales que les preocupan. Enmarcan una situación, hasta cierto punto inverosímil, y alrededor de ésta desgranan su visión de la sociedad que en suerte les ha tocado vivir.

También hubo tiempo para los personajes de sus novelas, que son de aquí, de esas ciudades de provincia que he comentado antes, con apellidos como Sánchez o Etxeberria, perteneciendo a las policías autonómicas o guardias civiles cañís como en el caso de las novelas de Lorenzo Silva, que aunque todavía encuentran cierta reticencia en algunos sectores del público, poco a poco están convenciendo de que se puede hacer buena literatura sin que el protagonista se apellide O´Hara.

Y es que la novela negra está aderezada de humor, ironía y sarcasmo, ingredientes que vienen muy bien a las tramas y a esas historias con cierta denuncia social que hay de fondo.

Dijeron que a la hora de escribir novela negra, escriben ficción, pero a la vez tiene que ser creíble, de ahí que es imprescindible documentarse y entender el entramado legal.

Recordaron que últimamente están surgiendo colecciones de novela negra, que si bien por un lado tienen a escritores consagrados en el género, los editores también aprovechan para presentar a nuevos escritores que avalados por la propia colección, pueden darnos gratas sorpresas.

Al final y a modo de despedida, cada autor hizo un breve resumen de sus últimas novelas. Aquí os dejo el listado:

612 euros – Jon Arretxe

La ciudad de los ojos grises – Félix G. Modroño

Bajo el hielo – Bernard Minier

La última batalla  – José Javier Abasolo

La estrategia del pequinés – Alexis Ravelo

Buenas novelas, buena compañía, literatura y humor, todo ello condensado en hora y media de tertulia. ¡¡Y gratis!!

Por si no se me ha notado, yo me fui encantado de la experiencia. Espero no haberme dejado nada importante…

Ala, no me seáis vaguetes… ahora toca leer estas cinco propuestas literarias. Por mi parte, ya tengo apuntados todos los títulos en mi lista de futuras lecturas.