Archivo de la etiqueta: Alexis Ravelo

Tres Funerales para Eladio Monroy – Alexis Ravelo

Si me llegan a decir hace unos años que me iba a pirrar por una novela negra escrita por un canario y cuya trama transcurre en Las Palmas de Gran Canaria, hubiese pensado que yo y/o el mundo nos habíamos vuelto locos. Y el caso es que Tres Funerales para Eladio Monroy es una buena novela negra. Lo mejor: es la primera novela de Alexis Ravelo, es decir, que las siguientes que lleva publicadas, por definición, por experiencia y porque se ha hecho con una legión de lectores fieles, tienen que ser mejores. ¡¡Bendita locura!!

O sea, que me tengo que comprar el resto… Por cierto Alexis, si la casualidad de la red te lleva a leer este post, apúntame como uno más en esa legión de lectores fieles.

Tres Funerales para Eladio Monroy

Conocía a Alexis Ravelo de oídas, de otros blogs, de críticas literarias y de entrevistas que iban flotando por mis ojitos lectores, junto a otros nombres de escritores que tenía que leer pero que la vida con sus 24 malditas horas no me deja. Por suerte, llegó el VIII. Encuentro de novela negra de Bilbao con su participación, asistí a la distendida charla y me cayó bien (en realidad todos me cayeron bien). Como la vida está llena de imprevistos, a los pocos días llegó a mis manos Tres Funerales para Eladio Monroy, y como tantas casualidades juntas sólo se pueden deber a irrefutables señales, la novela ascendió vertiginosamente en la jerarquía de mis lecturas pendientes.

Por mucha luz y buen tiempo que tengan en Canarias, por mucha playa y paseos flanqueados con palmeritas o árboles tropicales… por mucho escenario que a priori no parece apropiado para una novela negra, estamos ante un magnífico ejemplo del género y es que como insinúa al final el propio Alexis Ravelo, la maldad acampa en cualquier lugar, por muy idílico que aparente su paisaje.

Eladio Monroy es un personaje típico de novela negra, un tipo duro, poco hablador pero que cuando escupe palabras lo hace lleno de sarcasmo, con su toque violento y peligroso pero siempre fiel a sus convicciones, que sólo por el hecho de que habitamos un mundo en el que todos tenemos un precio, cumple la definición de héroe. Pero como ser un tipo duro no está reñido con ser buena persona, nuestro Eladio en el fondo es un terroncito de azúcar que se permite llorar ante las impunes injusticias de los poderosos, le consigue curro a un inmigrante ilegal y le lleva el periódico por la cara todos los días al anciano vecino de la puerta colindante de su casa. Alexis Ravelo nos presenta estas situaciones poco a poco y como si nada, de la forma más natural, y sin darte cuenta, le has cogido cierto aprecio al tal Eladio a la vez que uno se hace una composición del personaje y de sus costumbres.

Al tipo le sale un “trabajillo” para compensar su pensión como jefe de máquinas de la marina mercante que le lleva a hacer de chófer de un empresario inmobiliario que viaja desde la península con un paquete sospechoso que entregar a una importante personalidad de la isla (¿qué será?). Este encargo que raya la ilegalidad sirve de introducción para presentarnos más adelante a su ex mujer, Ana Mari, una víbora de mucho cuidado, que le llama para pedirle ayuda porque alguien les está extorsionando a ella y a su actual marido y… hasta aquí puedo escribir.

Empresarios que corrompen, políticos que se dejan corromper, policías corruptos, extorsión, proxenetas, matones musculados, tres funerales y varios ciudadanos con oficios comunes (mecánicos, camareros, parados, jefes de máquinas, libreras, jubilados…) que son la viva imagen de la honradez. Una historia policíaca, con todos los ingredientes negros como excusa para hablarnos de la ausencia de moral en determinadas esferas.

En algunos momentos la trama es previsible, pero al mismo tiempo es su mayor virtud porque le permite a uno seguir el transcurso de la investigación deteniéndose en los rápidos diálogos y en los personajes que van saliendo. Posiblemente la intriga en sí no sea lo más importante, sino lo que nos quiere contar  Alexis Ravelo, por eso me gusta esta novela y no otras de otros autores superventas de cuyo nombre no quiero acordarme.

Otra cosa interesante de la novela es que Eladio, es un jefe de máquinas retirado, es decir, ni es policía, ni detective, ni investigador privado, ni militar, ni nada parecido. Lo comento para los que estéis escribiendo o pensando escribir una novela negra: vuestro protagonista puede ser cualquiera, incluso un bloguer un poco grillado.

Hay una premisa no escrita y que forma parte del sentido común: si un libro te ha gustado, lee más del mismo autor. Por lo tanto, serán inevitable futuras reseñas de la obra de  Alexis Ravelo.

Merienda para la lectura: si no he sido original hasta ahora, ¿por qué iba a cambiar? Un buen plátano de Canarias para apaciguar el rugir de nuestro estómago.

¿Qué os ha parecido Tres Funerales para Eladio Monroy? ¿Ha cumplido vuestras expectativas?

Anuncios

Resumen VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

O por lo menos intento de resumen, porque seguro que me dejo algo del VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao que se celebró ayer dentro de los actos de la Feria del Libro de Bilbao 2013.

Empecé mal porque llegué tarde (sólo 5 minutos), cosas del transporte público, lo que provocó que siguiese la charla de pie puesto que todos los asientos estaban ocupados. Aforo completo a pesar del mal tiempo y varias personas al fondo ubicándonos como podíamos, escuchando a estos cinco fenómenos de la literatura negra. Buena señal de que había interés en lo que nos tenían que contar.

Por un lado estaba Félix Linares de moderador (os recomiendo su programa de radio sobre literatura Pompas de Papel), acompañado de los escritores Jon Arretxe, Félix G. Modroño, el escritor francés Bernard Minier, José Javier Abasolo y Alexis Ravelo (de izquierda a derecha en la fotografía, que no es de gran calidad pero uno tiene los medios que tiene).

VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

Tuvimos la mala suerte de que coincidiera la hora de la charla, situada en la carpa central de la Feria del libro de Bilbao, con el concierto que la banda municipal (o quien fuese) daba a la misma hora a unos metros de distancia, así que a pesar de que hablaban al micrófono, en ocasiones no pude entender todo lo que decían.

Al principio hicieron un breve resumen de los orígenes de la novela negra. Como en parte debe su nombre a la colección Série Noire de la editorial francesa Gallimard, cobraron especial relevancia las opiniones de Bernard Minier desgranando la historia reciente de la novela negra en Francia.

Como una cosa lleva a la otra, enseguida surgió la relación del periodismo con la novela negra. Afirmaron con alguna discrepancia, que la novela negra en el estado tuvo su auge entre los años 70 y mediados de los 80, con nombres como Juan Madrid o Manuel Vázquez Montalbán. Después, hasta principios de nuestro siglo, este nicho literario lo copó el periodismo con las propias noticias reales que superaban a la ficción. Por fin, en los últimos diez o quince años, están surgiendo escritores como ellos que están aportando cierta calidad y dignidad al género. Como reflexión final a esta cuestión, dedujeron que no es que la novela negra esté de moda, sino que se trata de un género en sí mismo que poco a poco se está consolidando.

Además, la localización de los escenarios ha ido cambiando con el tiempo. Al principio las historias se enmarcaban sobre todo en Barcelona y alguna que otra en Madrid. Ahora no, como ejemplo ellos mismos, un canario, un francés y tres vizcaínos (parece un chiste) que localizan sus insólitas aventuras en Bilbao, Sevilla o Las Palmas, aportando ese “provincianismo” a la novela negra.

VIII. Encuentro de Novela Negra de Bilbao

Aprovecharon para decir que ellos se dedican a escribir novela negra como excusa para hablar de los temas sociales que les preocupan. Enmarcan una situación, hasta cierto punto inverosímil, y alrededor de ésta desgranan su visión de la sociedad que en suerte les ha tocado vivir.

También hubo tiempo para los personajes de sus novelas, que son de aquí, de esas ciudades de provincia que he comentado antes, con apellidos como Sánchez o Etxeberria, perteneciendo a las policías autonómicas o guardias civiles cañís como en el caso de las novelas de Lorenzo Silva, que aunque todavía encuentran cierta reticencia en algunos sectores del público, poco a poco están convenciendo de que se puede hacer buena literatura sin que el protagonista se apellide O´Hara.

Y es que la novela negra está aderezada de humor, ironía y sarcasmo, ingredientes que vienen muy bien a las tramas y a esas historias con cierta denuncia social que hay de fondo.

Dijeron que a la hora de escribir novela negra, escriben ficción, pero a la vez tiene que ser creíble, de ahí que es imprescindible documentarse y entender el entramado legal.

Recordaron que últimamente están surgiendo colecciones de novela negra, que si bien por un lado tienen a escritores consagrados en el género, los editores también aprovechan para presentar a nuevos escritores que avalados por la propia colección, pueden darnos gratas sorpresas.

Al final y a modo de despedida, cada autor hizo un breve resumen de sus últimas novelas. Aquí os dejo el listado:

612 euros – Jon Arretxe

La ciudad de los ojos grises – Félix G. Modroño

Bajo el hielo – Bernard Minier

La última batalla  – José Javier Abasolo

La estrategia del pequinés – Alexis Ravelo

Buenas novelas, buena compañía, literatura y humor, todo ello condensado en hora y media de tertulia. ¡¡Y gratis!!

Por si no se me ha notado, yo me fui encantado de la experiencia. Espero no haberme dejado nada importante…

Ala, no me seáis vaguetes… ahora toca leer estas cinco propuestas literarias. Por mi parte, ya tengo apuntados todos los títulos en mi lista de futuras lecturas.