Archivo de la categoría: Bibliotecas

¿Digital o papel?

Contesto con preguntas parecidas: ¿Monte o playa? ¿Rubias o morenas? ¿Sol o lluvia?

Pues supongo que todo tiene su momento, y a veces es preferible una opción a otra (aunque en el caso de las rubias o morenas… lo que sea, ni que pudiésemos elegir…). Unas veces te apetecerá el libro electrónico, y otras el papel. No me decanto por una alternativa a diferencia de muchas de las opiniones que he leído en internet.

En un principio yo era reacio al libro electrónico, hasta que un regalo de cumpleaños me hizo cambiar de opinión y ver sus ventajas.

A cuenta del post sobre la creación de arrobabooks, el cuerpo me pedía escribir otro artículo comparando el formato digital y el del papel, más que nada porque no entiendo el por qué estamos obligados a elegir. Parece que a este respecto cada uno tiene sus intereses.

Creo que hay un momento para todo. Por ejemplo un lector de ebooks es muy buena alternativa para llevarlo de viaje o en el día a día, en el metro o en el autobús de camino al trabajo, porque pesa poco y es fácil de transportar en un bolso o en una pequeña mochila. En cambio, desplazarte a la oficina con un tocho de ochocientas páginas no resulta nada práctico, salvo que te quieras ahorrar la matrícula del gimnasio, en cuyo caso recomiendo Cuentos Esenciales de Guy de Maupassant con sus 1.272 páginas para hacer bíceps.

No nos podemos olvidar de la piratería de libros, intrínsecamente unido al ebook, que para algunos será una cuestión positiva y para otros no, según se mire, en función de en qué lado de la industria esté uno ubicado. Es más fácil piratear un ebook que fotocopiar un libro, dentro de que ambas opciones son ilegales (cuestión moral que algunos pretenden obviar). Casi todo el mundo que se compra un lector de libros digitales (que cuestan un dinero), justifica su compra aduciendo que el primo del amigo de fulanito, le ha dejado un DVD con la biblioteca de Alejandría, fíjate el ahorro en literatura que supone para la economía familiar. Aquí el problema radica en nuestra actitud hacia el escritor profesional/amateur que intenta hacerse un hueco en el mercado editorial, ese trabajador en la sombra al que le pirateamos los libros, que en la mayoría de los casos compagina el oficio de la escritura con alguna otra actividad económica para llegar a fin de mes; es lo que tiene el vicio de querer comer todos los días. Si no me equivoco, un escritor gana un 10 % sobre el PVP del libro, es decir, como mucho 2 € por libro… Haced cuentas de los libros que tiene que vender el autor para vivir de la escritura, y después, restar impuestos, autónomos… Esta es la parte que en muchas ocasiones no vemos, obnubilados por los escritores de best-sellers. Y esto en el mejor de los casos, no digamos ya si eres uno de esos locos que se autopublica, en cuyo caso, la posibilidad de obtener beneficios es remota.

Porque a veces nuestra postura es un tanto egoísta, pretendemos que otros escriban historias de calidad, que nos entretengan, pero que a nosotros no nos cueste dinero, pagar por leer… ¡¡qué absurdez!! Si únicamente es por una cuestión económica, os recuerdo que existen bibliotecas municipales, que por lo menos en Bilbao, funcionan de maravilla, y que remuneran los correspondientes derechos de autor.

Comprar un ebook suele resultar más barato que comprar el mismo libro en papel, a pesar de que algunas editoriales ponen unos precios abusivos a los libros de este formato. Por el contrario, necesitamos el lector de ebooks, el dispositivo que nos permite leer el libro electrónico, y aunque estos aparatos cada vez son más baratos (cuentan por ahí que Amazon quiere realizar una fuerte campaña para abaratar los lectores dentro de su estrategia de venta), tenemos que tener en cuenta este gasto inicial.

Dicen que los ebooks no ocupan espacio, pero quiero pensar que no soy el único al que le gusta ver estanterías repletas de libros. En mi casa tenemos un conflicto en cuanto a decoración se refiere, puesto que mi apuesta es montar una librería que recorra toda la pared del salón, de abajo a arriba, forrando la pared de libros, con un par de espacios libres para la televisión y el equipo de música.  Pero ojo, no para adornar, sino para leer y disfrutar. Sin embargo mi mujer se ha empeñado en poner un mueble moderno y decorarlo con fotografías, figuritas, recuerdos de nuestros viajes y demás cachivaches. En mi opinión, todo un sacrilegio, pero ya sabéis, donde manda capitán…

Y por último está el placer de leer por leer. Aquí sí que me decanto, y aunque a veces, dado nuestro modo de vida puede resultar más práctico el ebook, en cuanto al disfrute de la lectura en sí, sin ninguna duda mi opción es el libro tradicional, el de papel que con el paso de tiempo amarillea dejando constancia de que forma parte de tu vida. Porque no es lo mismo viajar en un mercedes que en mi utilitario cutre, ni tomarte un cafecito en la tasca del polígono un lunes a las ocho de la mañana, con toda la semana por delante, acompañado del incesante ruido de los transportistas y demás gremios, que el mismo café un domingo al mediodía en una terraza mirando al mar, con total libertad y sosiego, acompañado de tus seres queridos. Te tomas ambos cafés, pero sólo uno disfrutas.

De la misma manera, te puedes leer el mismo libro en ambos formatos, pero yo prefiero el método tradicional, en papel, pasando las hojas, sintiendo la rugosidad de la letra impresa, el olor a papel viejuno.

Así que supongo que lo suyo será que coexistan, como buenos hermanos, cada uno con sus peculiaridades, siguiendo la filosofía del carpe diem, vive y deja vivir, tomando lo mejor de los avances de nuestra sociedad, sin olvidar las ventajas de los métodos tradicionales. Porque no entiendo que seamos seres de límites, o lo uno o lo otro. ¿Por qué no ambos?

Merienda para la lectura, independientemente del soporte: pastel casero de zanahorias, que dicen que es bueno para la vista.

Ahora te toca a ti, mójate y dime qué soporte de lectura prefieres ¿papel o digital?

Anuncios

Diálogos con la literatura – Toti Martínez de Lezea y Dolores Redondo

Pues como os comenté, tenía pensado ir a la charla de Toti Martínez de Lezea y de Dolores Redondo sobre la mitología en la literatura vasca, en la biblioteca de Bidebarrieta. Todo un acierto. No veáis lo que disfrutamos mi mujer y yo.

Por cierto, genial también la labor de la moderadora Idoia Jauregui, que colaboró siguiendo el tono distendido con el que se desarrolló la conferencia. Y es que el del martes fue un ejemplo de que la literatura no tiene porqué ser aburrida, huyendo del estereotipo de escritor empalagoso que se hace el interesante. Las escritoras resultaron muy cercanas y agradables.

Comenzaron hablando de la mitología vasca y de cómo estaba presente en sus libros. Aquí tomó la palabra Toti Martínez de Lezea,  citando múltiples ejemplos y denunciando las injusticias que se cometieron al amparo de falsas acusaciones de brujería, haciendo hincapié en que dichas imputaciones provenían de los propios vecinos, rencorosos por disputas familiares, dolidos por amores no correspondidos o envidiosos de la prosperidad del rival.

Enseguida aportó Dolores Redondo su visión sobre el valle del Baztán y lo importantes que han sido en la zona las historias mitológicas contadas al calor del fuego en las noches cerradas y completamente negras.

Nos recordaron que estas historias se contaban durante los duros inviernos y en las interminables madrugadas llenas de oscuridad, en un tiempo donde no existía la electricidad ni la televisión y lo único que quedaba era contar excitantes leyendas que pasaban de generación en generación. Situaciones que no son tan lejanas en el tiempo y que hace sólo cien añitos de nada se daban en nuestros pueblos.

basajaun
Fuente: amaroa.com

Basajaun (señor del bosque), Lamiak (ser cuya parte superior suele ser una mujer y la inferior tiene forma de pies de pato) y otros seres de la mitología vasca acompañan los escritos de ambas, los de Toti Martínez de Lezea  desde la licencia que da la novela histórica, mientras que a Dolores Redondo, arriesgando en su primera novela negra, le sirve como excusa para imaginar contemporáneos asesinatos en nuestro apreciado Elizondo.

Me gustó especialmente el cambio de nombre que propone Toti Martínez de Lezea a Mari, nuestra Diosa de la naturaleza, para euskaldunizarlo como Amari, homenajeando nuestras ancestrales costumbres paganas.

Para saber más sobre la mitología vasca, os animo a que visitéis la web amaroa donde han elaborado un resumen sobre el tema muy interesante.

Después vinieron las anécdotas y próximos proyectos. Dolores Redondo nos contó lo ilusionada que está a punto de finiquitar la segunda parte de la trilogía que ha inaugurado con El guardián invisible (que no me va a quedar más remedio que comprarlo, pues promete una historia apasionante, es lo que tiene acudir a estas conferencias), mientras que Toti Martínez de Lezea nos divirtió narrando los pormenores del libro que está escribiendo, asegurando escenas tórridas de amor en el mismísimo Zeberio.

Defendieron lo que peyorativamente algunos definen como “localismo”, y es que… ¿Por  qué tener que escribir historias ambientadas en Nueva York, en Veracruz o en sitios tan lejanos y poco accesibles cuando nuestra vida cotidiana pasa por Durango, Vitoria o Cintruénigo? ¿Qué se nos ha perdido en esos lugares?

Y por supuesto hablaron del oficio del escritor, de las coreografías que recrea Dolores Redondo a la hora de inventarse asesinatos, o del poder de la imaginación de Toti Martínez de Lezea a la hora de ubicar sus personajes, cómo darles vida jugando con las connotaciones históricas, sus fantasiosos recursos que acaban convirtiéndose en interesantes novelas.

Hubo tiempo para insinuar que la buena novela está configurada de prosa de calidad, donde el diálogo es un recurso más del compendio de técnicas, no el único, como parece que nos intentan vender con tanto best seller yankee.

En definitiva, un lujo de conferencia que forma parte de los eventos “Diálogos con la literatura” y que agradezco a los organizadores, iniciativa del área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Bilbao.

Y dime, si tal vez estuviste en la conferencia ¿qué te pareció? ¿Lo disfrutaste tanto como yo? ¿Qué opinas de la propuesta literaria de Dolores Redondo y de Toti Martínez de Lezea?

La mitología en la literatura vasca – Conferencia

Pues ya os comenté mi opinión sobre las Bibliotecas Municipales, que reitero, me parece que por lo menos en Bilbao funcionan muy bien. Soy usuario asiduo del servicio de préstamos y debo reconocer que no tengo ninguna queja (y eso que por naturaleza soy un insatisfecho y renegón).

Además de prestar libros, organizan otro tipo de interesantes actividades como es el caso de las  conferencias y hoy 21/05/2013 nos presentan una nueva alternativa que tiene muy buena pinta en la Biblioteca de Bidebarrieta, en pleno casco viejo bilbaíno, titulada la mitología en la literatura vasca.

Salvo que surja algún imprevisto, mi intención es la de acercarme, que tengo mucho que aprender sobre el tema, y por supuesto amenazo con escribir un post durante la semana con mis impresiones (es que mientras mantengo el blog, no estoy en la calle delinquiendo).

Toti Martinez de Lezea
Fuente: Wikipedia

La conferencia la imparten 2 estupendas escritoras. Por un lado tenemos a Toti Martínez de Lezea, que pienso que no necesita presentación, con varios exitosos libros publicados (Los hijos de Ogaiz, La herbolera, La calle de la judería…). En su escritura predomina la novela histórica y las tramas suelen discurrir en Euskadi. Próximamente hablaremos de estos libros en meriendalibros. Por cierto, os recomiendo la web de Toti Martínez de Lezea, muy clara, con un diseño diáfano y con información detallada de todos los libros que ha escrito, que seguro que os sorprenderá el número y tipo (ha escrito también libros infantiles y juveniles).

La otra ponente, es Dolores Redondo que acaba de presentar libro, El guardián invisible, que me lo he apuntado en mi lista (sin duda necesitaré reencarnarme para poder leer todo lo que tengo pendiente), aunque sólo sea porque la historia se desarrolla en el valle del Baztán, Navarra, zona que conozco bastante bien por mi afición a la montaña (es que soy una caja de sorpresas). Además, se está convirtiendo en uno de los éxitos literarios del año. Os dejo una imagen del valle extraído de la web de la autora. Imaginaos qué bellas descripciones le corresponderán a imágenes como esta.

Baztan
Fuente: http://www.doloresredondomeira.com

Aquí os dejo la información que he conseguido sobre la conferencia:

La mitología en la literatura vasca

Tipo de Acto: Conferencia

Fecha: 21-05-2013

Hora/Horario: 19:30

Lugar: Biblioteca de Bilbao (Biblioteca Central de Bidebarrieta). Bidebarrieta, 4, Bilbao (Bizkaia)

Toti Martínez de Lezea, escritora.
Dolores Redondo, escritora.
Moderadora: Idoia Jauregi.

Página web: Biblioteca de Bilbao (Biblioteca Central de Bidebarrieta)

Teléfono: 944150915

Mapa

Merienda para la conferencia: el típico bollo de mantequilla, tan preciado en Bilbao.

¡¡Nos vemos en la conferencia!!

arrobabooks, nuevo sello digital de Círculo de Lectores

Tarde o temprano, en mayor o menor medida, todos nos subimos al carro digital. Incluido los de Círculo de Lectores con su reciente alternativa para el libro electrónico con arrobabooks.

arrobabooks

Me gusta el diseño de la web que en la portada presenta directamente las imágenes de los libros que oferta, de manera que de un rápido vistazo te puedes hacer idea de su catálogo.

Para acceder a la compra no importa si eres socio y comienza con cincuenta libros como homenaje a los cincuenta años que cumple el club. Una opción más en el maremágnum de librerías o editoriales online. Tal vez no leamos todo lo que debiéramos, pero digo yo que si a diario se abren nuevos negocios en torno a la literatura (librerías, editoriales, modernas fórmulas para la autoedición, etc.), será porque de una u otra forma genera dinero. Llamativo el hecho de que gran parte de estas iniciativas vayan de la mano del mundo digital.

Volviendo al tema de Círculo de Lectores, en su día estuve apuntado al club, hace lo menos quince años y ahora con el paso del tiempo, reconozco que este sistema no va con mi personalidad. Me explico: reconozco que eso de que un tipo toque a tu puerta y te entregue el pedido con los libros que has encargado resulta cómodo, sobre todo para las personas mayores o que estén superando algún tipo de enfermedad y no se puedan desplazar habitualmente a las librerías. Además, en mi caso así lo hacían, las personas que me traían el pedido hacían las veces de libreros, recomendando tal o cual libro, rompiendo de esta manera esa frialdad que da la elección por catálogo. Todo en la puerta de tu casa, que a veces te pillaban apurado, con la cena a medio hacer, o sin haber pasado por la ducha, recién levantado de la cama… Múltiples situaciones embarazosas a las que supongo estarían acostumbrados.

Pero… (siempre hay un pero, qué culpa tengo yo de ser un renegón), ¿no os parece que es un placer recorrer las librerías de vuestra ciudad parando en cada stand, sobar con cuidado los ejemplares, oler el papel al abrir cada tomo y ojear las primeras páginas buscando un ápice de complicidad que nos anime a comprar? Tengo que reconocer que soy muy raro, y mientras otros se paran en los escaparates de ropa, yo lo hago en los de las librerías.

Considero un placer el contacto directo con el ejemplar, hasta tal punto, que no creo que haya semana que no me pasee por la biblioteca municipal de mi barrio, al acecho de las novedades, buceando entre las pilas de libros que descansan en orden alfabético, confiando encontrar un libro mejor que el anterior.

Lo siento, pero el día que fui consciente de esta… ¿obsesión? pedí que anularan mi suscripción al club, pero eso sí, no reniego de las ventajas del método. Al igual que tampoco reniego de la compra online de libros, para gustos los colores, pero yo seguiré desplazándome, contra viento y marea, a la librería del barrio, buscando el calor del papel, optando por la compra a distancia como última bala.

Merienda para la búsqueda por catálogo/web: zumo refrescante de melocotón, a poder ser de marca blanca, que tenemos que ahorrar para comprar muchos libros.

¿Y tú qué prefieres? ¿Comprar libros por catálogo/web o patearte las viejas librerías con solera y las buenas bibliotecas municipales buscando que te sorprendan?

Bibliotecas Municipales de Bilbao

No sé si estará al nivel del Chupa Chups, pero las bibliotecas municipales son uno de los mayores inventos de la historia de la humanidad.

Nací, crecí y espero diñarla (dentro de mucho tiempo puesto que no tengo previsto morirme en breve) en Bilbao, y así como a veces toca criticar las decisiones de nuestros políticos, también a veces (menos de las que quisiéramos todos) toca reconocer sus acertadas decisiones.

He vivido en un par de  zonas de la ciudad y puedo presumir de conocer varias de las bibliotecas de la red de Bibliotecas Municipales de Bilbao. Todos los barrios de la ciudad tienen su biblioteca, que hacen un total de 16, unas más grandes que otras, en lonjas o en antiguos edificios llenos de historia. Consulto asiduamente su catálogo online, donde se especifica para cada tomo en qué biblioteca se encuentra, con su signatura bien diferenciada, y en una ocasión, de la que guardo un grato recuerdo,  conseguí apuntarme a una visita guiada a uno de sus emblemáticos edificios, como es el que alberga la biblioteca de Bidebarrieta. Una joya. Por cierto, fantástica esta iniciativa de dar a conocer la historia de nuestra ciudad. Me lo apunto en la recámara, y otro día os hago un resumen de este bello edificio.

Biblioteca de Bidebarrieta
Fuente: Bilbao.net

Claro que esta opinión es muy subjetiva, en cuanto a que habrá personas que no estén de acuerdo con mi visión de la red de Bibliotecas Municipales de Bilbao, y en cuanto a que la gestión de la red de bibliotecas de cada ciudad será diferente, y no todas funcionarán igual de bien. ¿Mejorable? Todo es mejorable, pero el nivel que tenemos en Bilbao en este aspecto creo que es muy bueno. Por lo visto, además de txapela, también leemos un rato.

Yo hace tiempo que casi no compro libros, dejando esta acción para los regalos de fechas señaladas. ¿Por qué no compro? Pues por dos razones: la primera, que mi mujer se ha empeñado en decir que ya no tenemos sitio en casa para tanto libro, y la segunda y más importante, es que me parece absurdo gastarme el dinero en comprar libros teniendo la red de Bibliotecas Municipales de Bilbao. Y más con la que está cayendo.  Así que invierto mis ahorros en comprar exclusivamente libros interesantes y que sé a ciencia cierta que no me defraudarán.

Si buscas un libro y éste se encuentra en la biblioteca de otro distrito, lo puedes solicitar y te lo traen a tu barrio. Más facilidades no se puede pedir. En general, el préstamo de cada libro es quincenal pero permiten su renovación, gestión que se puede realizar vía online.

Y no sólo de libros estamos hablando, también ofrecen otro tipo de soportes como revistas,  DVDs, CDs, internet, ordenadores…

En cuanto al nivel de conservación de los ejemplares, hay de todo, pero esto no es culpa del servicio bibliotecario, sino más bien de los propios usuarios que no cuidamos los tomos, y como efecto secundario, a veces nos tenemos que conformar con lo que yo llamo libros leprosos: aquellos libros que según los vas leyendo se van deshojando como margaritas en otoño. Una pena.

Acompaña el servicio de préstamos de libros con otro tipo de actividades mensuales, como por ejemplo el de cuenta cuentos para los críos, conferencias, etc.

Como sugerencia (por si a algún funcionario le da por leer este post), echo en falta un club de lectura.

Por cierto, que  esto de recurrir a la red de Bibliotecas Municipales de Bilbao lo hacemos toda la familia, mi mujer, mi hermano, yo…  Lo dicho al principio, todo un invento.

Merienda para la lectura: si te acercas por la biblioteca de Bidebarrieta, justo a la vuelta, en la calle Jardines hay una emblemática panadería (que lleva el mismo nombre que la calle) que tiene de todo, empezando por deliciosa bollería y pasando por bocadillos de todo tipo. Lo dejo a tu elección.

Ahora es cuando lanzo la pregunta… ¿qué tal está la red de bibliotecas de tu municipio? ¿Merece la pena? ¿Las usas? Y sobre todo ¿cuidas los libros que coges en préstamo?